seguridad industrial en instalaciones de baja tensión

Seguridad industrial en instalaciones de baja tensión

  • Fecha: 20 de febrero de 2024

Las medidas de seguridad industrial en instalaciones de baja tensión tienen como objetivo anticiparse a los riesgos eléctricos y velar por la seguridad de las personas.

Estos riesgos eléctricos pueden ser incendios, quemaduras o choques eléctricos por contacto con elementos en tensión o piezas metálicas que estén temporalmente en tensión.

Como ya conoces, las instalaciones de baja tensión son aquellas instalaciones generadoras de electricidad con tensiones de corriente alterna igual o inferior a 1000 voltios, o de corriente continua igual o inferior a 1.500 voltios.

En el ámbito industrial, donde también existen riesgos químicos, es determinante aplicar las medidas de prevención adecuadas para que los trabajadores de las empresas instaladoras habilitadas y el conjunto de las personas en el entorno puedan trabajar en condiciones de seguridad.

Implementación de medidas de protección en baja tensión

Las medidas de protección para instalaciones de baja tensión implican a los trabajadores de instalaciones de baja tensión, tanto a las zonas de peligro o de trabajos con instalaciones de baja tensión, como en las zonas de proximidad.

Se puede entrar en contacto de estas dos maneras:

  • Contacto directo, cuando se tocan partes activas de una instalación, equipo o aparato que está en tensión. También pueden ser dos conductores o un conductor activo y tierra.
  • Contacto indirecto, cuando se tocan partes (generalmente carcasas o partes metálicas de un equipo o instalación) que se han puesto en tensión como resultado de un fallo de aislamiento.

Para ello, los profesionales deben llevar los equipos de protección individual requeridos (pantalla facial, gafas con cristales de seguridad, casco aislante, guantes de protección…) y seguir los procedimientos de seguridad eléctrica imprescindibles.

Sólo las empresas instaladoras habilitadas con personal cualificado pueden llevar a cabo trabajos en tensión, siguiendo para ello los procedimientos adecuados, y siempre que sea posible, realizar el trabajo sin tensión. De este modo se podrán evitar contactos eléctricos o deflagraciones en ambas situaciones, tanto de forma directa como indirecta.

seguridad industrial en instalaciones de baja tensión

Dentro de los procedimientos de seguridad imprescindibles para instalaciones de baja tensión, hay que seguir los siguientes pasos:

  • Desconectar las instalaciones y cualquier posible fuente de alimentación
  • Comprobar cualquier posible realimentación y ausencia de tensión
  • Poner a tierra la instalación para que, en caso de que se produjera una realimentación, la descarga se produzca en el suelo.
  • Si hay elementos de la instalación que tengan que permanecer en tensión, se deben señalizar los límites de la zona de trabajo con vallas, cintas o aislamientos que alerten del peligro y la prohibición de pasar.

En los casos de trabajos en los que el trabajador debe realizar las operaciones en tensión, porque no es posible la desconexión, hay que tener en cuenta diversos aspectos adicionales.

Puesto que el profesional de la empresa instaladora de baja tensión va a entrar en contacto con elementos en tensión o en zona de peligro, deben utilizarse los equipos de protección, materiales y procedimientos adecuados para proteger al trabajador frente al contacto eléctrico.

Además, hay que especificar de manera previa la secuencia de las operaciones que se van a realizar y llevar a cabo las comprobaciones previas, tanto del material como de las herramientas y equipo de protección individual.

La importancia del cumplimiento normativo en la seguridad eléctrica

Las instalaciones de baja tensión en España deben cumplir con los requisitos del Reglamento Electrotécnico para baja tensión de 2002.

En esta legislación se especifican los medios humanos y técnicos con los que deben contar las empresas instaladoras de baja tensión, así como sus obligaciones y requisitos para poder ser habilitadas como tales.

También se especifican las instrucciones para la documentación y puesta en servicio de las instalaciones, así como también las condiciones en que se realizarán las inspecciones. 

Cumplir con la legislación en materia de seguridad eléctrica es esencial para garantizar la seguridad del personal y las personas que puedan encontrarse en las zonas próximas. El incumplimiento de las medidas de seguridad puede dar lugar a las sanciones recogidas en la Ley 21/1992.

En el caso de la Comunidad de Aragón, hay que tener en cuenta es la Orden EIE/1731/2017, de 5 de octubre, en la que se regulan determinados procedimientos administrativos en materia de seguridad industrial de las instalaciones eléctricas de baja tensión, con las modificaciones posteriores recogidas en la Orden ICD/302/2020.

Además, es necesario que los instaladores eléctricos de baja tensión utilicen las plataformas telemáticas para comunicar las nuevas instalaciones de seguridad industrial que lleven a cabo. 

Para llevar a cabo la tramitación de las comunicaciones de instalaciones de seguridad industrial, se debe utilizar la plataforma telemática Pegaso. Con esta solución se pueden tramitar los expedientes de seguridad industrial a través de una solución conectada directamente con el Gobierno de Aragón.

Desde AEIEZ te recordamos la importancia de cumplir rigurosamente con la legislación. Solicita nuestro asesoramiento si tienes cualquier duda.